El chocolate, poco hervido y bien batido.

Challenge.

Reto: Conseguir que espese sin añadir otra cosa que no sea leche y chocolate.

Solution.

Consejo: Ya lo dice el refrán, solo es necesario paciencia: el chocolate, poco hervido y bien batido. No olvides acompañarlo con pan tostado y una buena servilleta.

El chocolate, poco hervido y bien batido.

Busca un buen “chocolate de hacer”. Parte unas cuantas onzas y añade leche. ¿Las proporciones?  Bueno, pues al gusto de cada cual.  No puedo decir que media tableta por cada medio litro de leche porque deberíais ver las tabletas que nos suele traer nuestra vecina… son pantagruélicas. Hay que partirlas, como decía mi abuela, con martillo y cincel.

Y una vez que has añadido la leche y el chocolate, si tienes la suerte de tener una cocina económica, como ocurre en el pueblo, solo es cuestión de quitarte el jersey  y comenzar a remover el chocolate hasta que esté completamente disuelto y espese. ¡Ojo, sin dejarlo hervir!