No seas membrillo.

Challenge.

Si guardas el dulce de membrillo en un lugar freco, seco y aireado, lo podrás mantener hasta medio año o, incluso, más.

Solution.

Hay quienes congelan el dulce de membrillo o lo envasan al vacío para que se conserve en perfectas condiciones hasta un año.

No seas membrillo.

No seas membrillo, sé membrilla. Esto lo digo porque existen membrillos y membrillas, y de estas últimas se obtiene un dulce de membrillo más sabroso. ¿En qué se distinguen? Las membrillas tienen forma de pera y los membrillos son más redondos.

PREPARACIÓN:

Lava bien la fruta con un pequeño cepillo para limpiar la pelusa y trocéala con piel incluida. No olvides quitar el centro del membrill@, que es la parte dura y granulada que hay en el medio.
Pesa el resultado y añade tanto azúcar como carne de membrill@, por ejemplo, si obtienes un kilo de membrill@, suma otro de azúcar. Déjalo macerando toda una noche y, después, ponlo al fuego y ¡dale tiempo!. Poco a poco se irá deshaciendo todo e irá adquiriendo un color caramelo. Tritúralo con la batidora, déjalo templar y viértelo en moldes donde, una vez que acabe de enfriarse, se solidificará.